¿Qué es?

¿Qué es?
Esa pregunta, que todo el tiempo aparece.
¿Qué es?
Una pregunta que siempre intento responder, y en general estoy equivocado.
¿Qué es?
He aprendido a temer esta pregunta.

¿Qué es?

 

Esa pregunta, que todo el tiempo aparece.

 

¿Qué es?

 

Una pregunta que siempre intento responder, y en general estoy equivocado.

 

¿Qué es?

 

He aprendido a temer esta pregunta.

 

¿Qué es?

 

Quisiera decir basta de una buena vez.

Quisiera escaparme para siempre de la interrogación.

 

¿Qué es?

 

Insistes en tu confabulación contra mí. 

¡Ya sabes que no puedo responder?

 

¿Qué es?

 

¿Qué es que? ¡No eres claro! ¿Qué intentas preguntar?

¡Respondeme y te diré lo que quieres saber!

 

¿Qué es?

 

Continuas impasible. No respondes a mi ansiedad.

Tú has preguntado primero. Lo natural es que yo sea quien responda entonces.

Pero... No lo sé.

 

¿Qué es?

 

No lo sé. ¡No lo sé! ¡NO LO SÉ!

 

¿Qué es?

 

¿Quieres dejarme ir esta vez?

Perdóname, pero no hay respuesta en mi saber que pueda satisfacer tu necesidad...

No tengo palabras para definir ese "ser o no ser".

 

¿Qué es?

 

La angustia se apodera de mí. La tristeza aflora en forma de llanto desesperado.

Es la impotencia de un soldado sin balas en la batalla. Con sus piernas atrapadas.

Es la impotencia del alma incapaz de refrenar esta situación.

Es el descontrol que ha sobrepasado mi cabeza.

 

¿Qué es?

 

Sigo sin saber.  ¡Deja de insistir!

Quisiera irme ahora, ¡Por favor!

Permiteme huir hacía muy lejos.

Dejame descansar en los brazos de la muerte incluso.

Hasta eso estoy dispuesto a conseguir por detenerte.

 

¿Qué es?

 

Repites y repites y repites... la misma pregunta.

Yo no sé lo qué es... yo no sé lo que no fue.

Yo no sé lo que será ni porqué es que podrá ser. 

Yo no sé y reconozco ante ti mi ignorancia.

Mi torpeza al presumir.

 

¿Qué es?

 

Por más que quiera huir, la pregunta no dejará de hacerse.

Es una pregunta impresa en los suburbios del universo.

En las caras de todas las personas que me cruzo a diario.

No es exactamente un entrevistador quién me la hace.

Es más precisamente el espejo de mi cuarto, y el del baño.

Y el del parabrisas. Y el de la oficina. Y el de los ventanales.

 

Es el espejo de mis ojos, de mi corazón. De mi mente inquieta.

Insistente como yo mismo puedo ser... ¿Qué es?

No puedo definir lo que intento saber de mí mismo. 

No puedo silenciarme. Estoy forzado a convivir con esta 

intolerable conciencia que me aplasta, me desnuda todo el tiempo.

No puede quitarse, ni apagarse. No puedo deshacerla.

No puedo descartarla. No puedo disolverla, ni desaparecerla.

 

Entonces.. solo puedo concluir esta perorata con una sencilla pregunta...

Dime, conciencia... ¿Qué es?.


Walter Granillo

26 Blog Publicaciones

Comentarios