¿Y tú como usas tu tiempo?

El tiempo corre que corre, vuela que vuela e incluso a veces se congela. Ese tiempo que generalmente nos falta, pero que en otras ocasiones nos sobra. Si lo observamos desde la Física, es posible definirlo como la separación de los acontecimientos para poder organizarlos según se encuentren en futuro, presente pasado. Si lo observamos desde la filosofía Aristóteles nos decía que es aquella medida del movimiento con relación a lo sucedido. Filósofos como San Agustín lo relacionaban con el alma. Según su pensamiento el pasado ya no existe, el futuro ya vendrá y el presente se nos escurre entre los dedos de la mano. Refranes como el tiempo es OrO, nos vienen a decir que es un bien muy preciado y que como tal no lo debemos desperdiciar. Pero por otro lado tenemos a Albert Einstein, el cual nos decía que el tiempo es relativo, afirmando que cuando cortejas a una bella muchacha, una hora parece un segundo, pero si te sientas sobre carbón al rojo vivo, un segundo parecerá una hora. Se me viene a mente una película llamada “In time” en la que las personas no ganaban dinero, sino tiempo. Cada hora tenían que saber gestionarla con sumo detalle para pagar la compra, el transporte y para lo más importante, para poder sobrevivir: hasta que no trabajasen al día siguiente, no podrían cobrar de nuevo su salario en forma de tiempo. Os imagináis. Entonces sí que sería una verdadera preocupación. Vivir a contrarreloj hace que permanezcamos en un constante estado de ansiedad. No hay instantes que perder, miles de actividades y eventos para tener cubiertas nuestras 24 h. Déjame decirte que al final, estamos perdiendo tiempo, consumiéndolo, sin realmente sentirlo o vivirlo. Por eso te invito a que pongas foco en lo que quieres ser, hacer o construir, a que no sobrecargues tu agenda, a que vivas en el presente aunque sueñes con un futuro y a que el tiempo sea útil para ti, pero sin la presión de tener que ocuparlo o gastarlo en algo improductivo o insatisfactorio. Cada día que pasa tenemos una nueva hoja en blanco. Por eso cada vez que mires tu reloj o tu móvil, piensa que estás vivo y con tiempo para reflexionar, actuar, pensar o gastar. ¿Y como usas tu tiempo?


Eugenio Carrero Puertas

7 Blog Publicaciones

Comentarios