¿A qué sabe...? Descríbelo

—Es dulce, pero al mismo tiempo agrio, siento el ácido, es agradable

—¿Como puede ser agradable el ácido? debe estar corroiendo tu lengua

El ser humano se había adaptado, merced a la última guerra nuclear, acaecida 3 siglos atrás, a comer  plástico y desechos del petróleo, la piel se había tornado grisácea y algunas partes del cuerpo se veían incluso plasticoides.

La guerra había acabado prácticamente con todos los seres vivos, sólo sobrevivieron algunos seres humanos, e incluso éstos se estaban extinguiendo...

Alguien tuvo la brillante idea de crear una máquina del tiempo, pero sólo sirvió para crear un portal para traer cosas del pasado, no podían enviar nada, ni mensajes, ni avisos para evitar la guerra. Finalmente se estaban dando por vencidos, estaban por desconectar el equipo, hasta que alguien, sin saber porqué, trajo a su tiempo un fruto del color del sol al atardecer.

—Mira... la textura es pegajosa, pero no demasiado, esta hecha de fibras muy pequeñas y abultadas que..

—Eso lo podemos ver todos —replicó un científico— ¿A qué sabe...? Descríbelo

—Es ácido y dulce y agrio y con un ligero amargor...

—El ácido corroe los tejidos, debe ser doloroso

—No, es como si el ácido solo durara hasta el contacto con la saliva, después pierde su efectividad, entonces la glucosa hace su aparición y endulza el paladar, pero al mismo tiempo es agrio y deja cierto amargor en la garganta...

—No entiendo ¿Cómo puede algo ser dulce y amargo al mismo tiempo? —dijo otro científico

—Y no olvides lo ácido que es agradable y agrio también...

—No lo puedo explicar —dijo quien lo había probado— pero es posible en este fruto

* * *

¿Puede el lector culparlos? ¿Podría el lector describir el sabor de la naranja en tales condiciones?


Andres Guillermo Benavides Garza

13 Blog Publicaciones

Comentarios