Conflicto Maternal

Comentarios · 76 vistas

La familia es lo más sagrado que puede existir, pero es cierto que siempre habrá algo que no le guste al otro. Aún así, eso no da derechos a maltratar a cada una de las partes que lo conforman. -Jonathan A. Sanchez.

10 de Julio 

 

Para mi querida Caroline: 

 

No sé qué hago escribiendo una carta en pleno 2021, pero lamentablemente no tengo otra alternativa. Mamá me quitó el móvil, y no puedo hablar siquiera con Papá. Pude haber escrito una carta para él, pero no sé dónde vive exactamente. Además, tú eres mucho más importante que él y los demás, y siento que eres la única persona a la que puedo pedirle ayuda. Lee con suma atención hermana, porque mi condición mental corre peligro, y no sé si pronto pueda dar testimonio del crimen que podría cometer. 

 

Desde que papá se fue de casa para vivir con su nueva familia, mamá se ha estado comportando con un resentimiento incapaz de sobrellevar en este ambiente. Literal Lin, no tengo ni la menor idea de cómo expresar todo, pero haré mi mayor esfuerzo para que quede claro. Mi inocencia tiene que estar registrada aquí, por lo menos antes de cometer semejante locura. 

 

Primero; Hay ocasiones en la que mamá se pone a ver el televisor, el cual transmite un programa relativamente tóxico. O al menos es lo que creo ver, técnicamente se postran frente a una cámara y no hacen más que debatir asuntos personales de celebridades. Es como si la función de cada uno de los personajes dentro de este canal es criticar o juzgar las personalidades de sus víctimas. Es allí cuando entra nuestra querida madre en acción, cualquier oportunidad que tiene para levantar la voz e insultar u oponerse ante una crítica, no lo hace para nada meticulosa. Realmente toma asiento frente al televisor y grita como si el mismísimo aparato es capaz de transmitir sus palabrerías, esperando de esta manera que el mismo conductor del canal le respondiese simplemente para darle la razón, o que éste presente una justificación ante alguna demanda de mamá. No sé si ella es capaz de comprender que, frente a mis ojos, se presenta como si tuviese un severo problema psicológico. Pero qué va, no es lo único. Si algún día tuvieras la oportunidad de presenciar semejante locura, ni se te ocurra interrumpir sus palabrerías ni mucho menos intentes callarla. Ya he tenido que asumir las consecuencias simplemente por recordarle que está discutiendo con un estúpido aparato, y que, aunque espere respuesta no la va a recibir. Lo que me lleva a la explicación de porque no tengo el móvil, me lo quito solo porque pensó que desafíe su autoridad como madre. Lo cual esto me hace pensar que de alguna manera está abusando del poder que cree tener, ósea, no quiere decir que sea una chica que desobedezca a sus padres. Pero me parece sumamente exagerado que solo por intentar hacerle entender que está haciendo algo mal, me castigue sin más. ¡Qué clase de elocuencia es esa hermana mía! ¡No busco tener la razón, pero ¿¡Castigarme!? ¿¡Por recordarle que está discutiendo con un televisor!? En teoría esto no es nada normal. 

 

Segundo: No sé si sabes con exactitud, el hecho de que aún estoy terminando mis estudios secundarios. Lo que implica que, al ser clases a distancias, me han permitido participar a través de una sala virtual. Cuando mamá se enteró, no se vio complacida por ello, al contrario, se opuso de una manera que solo una niña de 6 años es capaz de reaccionar ante algún berrinche. Ella cree que, mediante esta nueva forma de estudio, podría presentarle a todos mis compañeros la realidad en la que vivo, es decir, teme a que los alumnos que estudian conmigo vean realmente como es mi vida cotidiana. Obviamente no voy a permitir que a través de una cámara se vea en donde duermo o como es mi cuarto, me he preparado anticipadamente un cuartito pequeño con paredes de Durlock para convertirlo en mi oficina. Y desde esas paredes no se puede ver realmente nada de lo que hay detrás, aun así, cada vez que inicia las clases debo mutearme por una hora ya que ella empieza con sus gritos berrincheros reclamando que no es la manera adecuada de estudiar. Que en ese aspecto le doy la razón, pero otra forma de continuar con este estudio no tengo, vivo demasiado lejos del instituto. El problema en particular con ello es que recientemente se ha impuesto a desconectar mi pc para evitar las clases. Esto ha hecho que varias de las materias que tendría que haber rendido hace ya días, las termine finalizando para diciembre, dejándome como una de las alumnas menos responsables del instituto. Ya he discutido lo suficiente como para volver a conectar el pc y participar en las clases. Pero también ha llegado al punto de dejar de pagar el internet, excusándose de que solo lo uso para perder el tiempo. Es que claro, ¿Cómo piensa que estudie sin tener internet? ¡Claro que voy a perder el tiempo, si no me brinda las herramientas! Al menos yo, reconozco que en un futuro seré yo quien le ayude con la manutención del hogar, el quehacer y los alimentos. ¿Es que pretende que solo sea una simple esclava ignorante? 
 

Tercero: ¡Oh, hermana mía! La cena de todos los días debería ser una bendición, pero aquí, en esta casa y junto a ella. No es más que grandes debates sobre los errores de papá y los tuyos, no hay manera de que no deje de hablar mal de ti y de los demás. Es como si ella realmente fuera perfecta, añadiendo también que siempre debe de tener la razón. Honestamente ya entiendo el porque te fuiste de casa sin avisar, comprendo a la perfección. Es más, ahora todo tiene sentido. No quiero expresarlo, pero debo hacerlo, es un razonamiento que tú solías hacer con papá y que ahora mismo entiendo. Las críticas que recibías de ella, ya sea por tu físico, tu ideología o tus decisiones, siempre buscaba una forma de hacerte sentir de la peor manera. Creo que ahora entiendo por qué siempre me pedías que te deje a solas en el cuarto que antes compartíamos, lo que tú solías hacer, ahora lo hago yo. Llorar y llorar cada noche esperando un estúpido milagro que finalmente haga recapacitar a nuestra querida madre. Pero ahora que ya tengo 17 años, siento que llorar y rezar por un milagro suena más estúpido que irse de casa sin más. Solía tener un resentimiento contigo por dejarme sola en casa, pero ahora comprendo el porqué, y me hubiera gustado que me llevaras contigo. Por lo menos para evitar conocer a mamá. ¡Yo la admiraba! ¡La amaba! Sin embargo, resultó ser de las peores traiciones de mi vida, no se compara en absoluto con la traición de papá. En fin, el punto es que todas las tardes, después de cocinar para ella, nos sentamos a comer. Y de lo único que habla es sobre los errores de tus facciones, "que debiste ser rubia de ojos azules, con cuerpo delgado y alta". Es más, recuerdo perfectamente sus palabras, porque prácticamente son las mismas de siempre: 
 

—¡No entiendo porque te esmeras en parecerte a tu hermana! Debería darte vergüenza, ella es gorda, fea, es tosca e igual de bruta que tu padre. ¡Ag! ¡Asco me da solo pensar que soy su madre! 
 

Así es, esas palabras no hacen más que repetirse una y otra vez en cada cena. 
 

Caroline, necesito por favor que me saques de aquí. Ya no resisto las palabras que mamá usa para hacerme sentir como una basura, mucho menos aguantar las estupideces que hace con el televisor. Siento que estoy a nada de colapsar mentalmente y romperle el cráneo de una manera indescriptible, necesito salir de aquí lo más pronto posible o terminaré por cometer el peor de los crímenes. 

 

Atentamente: Tu hermana, Katherine. 

 

════════ ❖ ════════ 

 

Correo electrónico de Caroline: 

 

Para: Katherine. 
 

Asunto: ¡Lo siento! 

 

¡Hermanita! ¡Lamento mucho que hayas tenido que pasar por todo eso, no soy capaz de imaginarme el resto de las cosas que han pasado como para que llegues a hacer semejante locura! De haber sabido todo eso, hoy seguramente estarías viviendo conmigo en paz. Realmente habrías sido más feliz conmigo que con ella. ¡Lamento mucho no haber estado allí! ¡Lamento de corazón no haber respondido tu epístola, fui una estúpida! Mamá tenía razón, soy terca y bruta como nuestro padre, y eso terminó por ignorar la carta creyendo que era de nuestra madre. Jamás habría imaginado que la habías mandado tú, creía que estabas enfadada conmigo y tal vez por eso no me mandabas textos con tu móvil, pero nunca imaginé que ella te lo había quitado. ¡Sé que ya es tarde, sé que nunca leerás este correo! ¡Ya no tendré ninguna otra oportunidad de pedirte perdón, he incluso salir contigo! ¡Lamento mucho no haber aprovechado tu vida, el no haber estado cuando más me necesitabas! ¡No puedo secar mis lágrimas de tanto dolor que llevo dentro! ¡Te he perdido para siempre! 

 

¡Estoy respondiendo tu carta un año después de tu suicidio, y eso es lo que más me duele! Porque tuve suficiente tiempo para ayudarte, para estar contigo y salvarte. Pero nada de eso, solo fui una tonta a la que solo le importaba salir con sus amigos de vacaciones. Perder el tiempo como mamá solía decirnos. 

 

Con respecto a mamá, ella se fue contigo. Gracias a ti entendió que lo hacía todo mal. ¡Nunca imaginé que el milagro que ambas esperábamos de mamá era simplemente que una de las dos tenía que desaparecer! ¡Ahora mismo ella está haciéndote compañía en donde sea que estés, me prometió que te cuidaría, y que se esforzaría en buscar tu perdón! ¡Así es, hermanita, ella también es terca y bruta! Ella nos amaba a pesar de todo. ¡Te amo mi vida! ¡Espero verte pronto del otro lado! 

Comentarios