El fin de una dulce coincidencia

tiempos de pandemia

Creo que es el momento de decir adiós
nuestra misión se consuma bajo la aurora del horizonte espacial
los cabos sueltos poco a poco se fueron soldando
hasta llegar al punto de su realidad infinita

No hay más que el regreso a esa esencia
infinita esencia de lo real y póstumo
días eternos de serenidad en la nada
que infringen presión en nuestra entereza

Año luz de nuestro viaje que llega a su fin
volteas la mirada solo para sonreír en su remembranza
miles de estrellas encantadas y titilantes
y ella está ahí, brillante y enorme en su fulgor.

Indagamos todos sus sentidos y fronteras
tomamos reseñas de sus sonidos y encargos
apresados en la nada de su gigante alma
perpetuando los eventos y singularidades de su ser

He aquí el final de la misión dando nuestra última bocanada
nuestro último arrojo en reconquistar los bosquejos de su ser
una bitácora llena de agitaciones queda para el informe finito
del que fue un viaje extraordinario por las estrellas.

Perdimos en los detalles pero ganamos en lo fundamental
asimilando sobre la marcha y amarrando momentos para conmemorar
logramos salir en victoria de esta misión
sacrificando nuestras almas en el vacío de lo incontable.

Es momento de decir adiós en los confines de nuestra existencia
una suave despedida a una convergencia divina
a una dulce coincidencia del azar del tiempo
de sonidos y momentos que quedaran plasmados en la eternidad.


Luis Bravo Caballero

19 Blog Publicaciones

Comentarios