CUANDO LA FICCIÓN COBRA VIDA PROPIA

Microcuento de Grace Borrello para el reto de #AsiloOscuro | Imagen del reto

 

I

   En una preparatoria de Wisconsin, el profesor de literatura inglesa da clases de teatro. Se trata de un actividad extracurricular, fuera del horario de clases. Los alumnos tienen la libertad de asistir y así sumar puntos extras a sus calificaciones. Aquellos, cuya aptitud actoral se destaque, serán elegibles para formar parte del elenco de la obra que se representa anualmente, en ocasión de los festejos del cierre del año lectivo. En esta oportunidad la obra escogida es "El fantasma de Canterville" de Oscar Wilde.

   Como todos los años, las tensiones entre Mary Jane y Julie dan que hablar. Ahora no sólo se disputan la atención de David, sino también el papel de Virginia Otis en la obra. La elección de la protagonista es muy pareja y reñida, pero finalmente Julie obtiene el papel. Tras compartir felicitaciones con los otros seleccionados, sale apresurada para encontrarse con David. Un automóvil aparece de la nada, la arrolla y se da a la fuga.

   Los médicos hacen todo lo posible para salvarla, pero finalmente declaran que tiene muerte cerebral. Su familia y amigos quedan devastados por la terrible noticia, especialmente John, quien desde hacía tiempo la amaba en secreto.

II

   La celebración del cierre del año lectivo tiene un gusto agridulce, ya que comienza con un sentido discurso conmemorativo de la corta, pero loable, vida de Julie, cuya trágica muerte aún no fue esclarecida por la policía. Al finalizar, el orador pide un minuto de silencio. Esto ayuda a templar el ánimo y la emotividad de la audiencia. Tras una breve presentación, el profesor de teatro anuncia el comienzo de la obra. La puesta en escena es espléndida. El público está cautivado por los personajes. Todo está saliendo de maravillas hasta que, cuando Virginia acepta salvar el alma de Sir Simon y ambos desaparecen del escenario, se escucha un escalofriante alarido, seguido de una cortina de humo y llamas. No son efectos especiales. Cunde el pánico.

   Una vez controlados el fuego y la histeria colectiva, tras bambalinas, encuentran a John, quien interpretaba a Sir Simon. Producto de la inhalación de humo, yace desmayado en un rincón. Mary Jane no corrió con la misma suerte: a unos metros, hallan su cuerpo sin vida, casi irreconocible por las espantosas quemaduras.

III

   En el hospital, John recupera el conocimiento. Cuando le retiran la máscara de oxígeno, repite una y otra vez la misma frase: "El fantasma se vengó en la torre y mató a la impostora, sólo un alma pura podía liberarlo". Considerando que todavía está en estado de shock, el médico de guardia le prescribe un tranquilizante.

   Ya bajo los efectos del medicamento, es interrogado por la policía. Con lágrimas en los ojos, el muchacho confiesa haber visto a Mary Jane subir al automóvil y atropellar adrede a Julie, pero insiste en que el fantasma de Canterville es el responsable del incendio que mató a Virginia.


Grace Borrello

120 Blog Publicaciones

Comentarios