Un momento de libertad

Meterse dentro de la cabeza de un adicto a la adrenalina. Mirar por sus ojos, transpirar y sentir su piel antes de lanzarse al vacío.

 

 

Un momento de libertad

Una ola de viento me empuja la espalda, inspiro y mis pulmones se llenan antes de lo esperado. Cierro los ojos unos instantes y al abrirlos veo el inmenso horizonte celeste dibujado con una mínima línea que lo divide en la lejanía.

Mis manos se agarran a la fría barandilla metálica, mientras el aire se detiene como si una fuerza telurica lo hubiera aspirado. El cielo clarea por la parte inferior y como si de un paño se tratara, un fino semicírculo azul zafiro me dice que el alba está pugnando por salir. Por encima de mi cabeza todavía puedo divisar algunas estrellas que se niega a marchar por la llegada del nuevo día.

Mis músculos se tensan, me subo a la barandilla del puente. Al fondo de la llanura aparecen brasas llameantes rojas y amarillas diciéndome que el día llega. Miro al inmenso abismo de verde agua que hay debajo de mi. El viento vuelve a susurrarme la suave melodía de lo inevitable, extiendo mis brazos mientras miro al vacío absorto, con vehemencia salto al vacío gritando «¡Libre!» Y termino con un suave balanceo sobre el arnés colgado del en el puente.

 


Jaime Exposito

1 Blog Publicaciones

Comentarios