CRÍMEN SIN CASTIGO

Cuento de Grace Borrello para el reto #AsiloOscuro | Imagen del Reto

  Tras ser torturado y ver como violaban y desangraban a su esposa y a sus hijastras, el terrateniente murió apaleado. Esa noticia, digna de un cuento de terror, no sorprende a los afrikáners. Los cruentos asesinatos de familias de granjeros blancos, son parte de la realidad cotidiana. Aunque muchos ya hayan emigrado a Australia, EEUU y Canadá, y la población blanca se haya reducido a sólo 8% de la población total, aún son propietarios de, aproximadamente, el 70% de las tierras cultivables.

          Mathis y Jules Dumont abordan el vuelo de South African Airways con destino a Ciudad del Cabo.

          —País inviable, hay que vender todo y no volver nunca más.

          —Si nuestra madre hubiese estado viva, ella hubiese convencido a nuestro padre y todos estaríamos viviendo felices en Australia.

          —Fue muy egoísta de su parte. No pensó en nuestra herencia al casarse con esa viuda, y ahora estamos viajando para asistir a su sepelio.

          —Si, pero… ¿Era necesaria tanta violencia? ¿No bastaba matarlos y listo?

          —Hicieron bien el trabajo que les encomendamos. No hubiese sido creíble de otro modo. Y después dicen que los blancos no pueden ponerse de acuerdo con los negros.

 


Grace Borrello

120 Blog Publicaciones

Comentarios