Capítulo 1: Descifrándome

Sentirte ajena a ti, es no ser.
Y qué triste.

Hoy me he sentido rara. Lo que soy.

Han sido momentos de todo: desde sentirme bien en mi soledad hasta llegar al punto de aislarme sin querer. Como aquel que se aisla del mundo, de las vidas y hasta yo de mi misma. Un acto de poca fe, de no poder. O, simplemente, no querer.

Y sin tapujos me desnudo en un intento de quereme, de autoconvencerme. Tener la esperanza en la punta de la nariz a punto de caer por el precipicio hacia el vacío. Uno que vete a saber lo profundo que es.

Estoy tanteando el terreno, no lo sé. Mi diario más personal, aquello íntimo. Aquí. Ahora. Conmigo. Y mucho vértigo, el que me acaricia suavemente por las noches en el abismo del caos. De lo ya roto. Lo que no tiene solución ni sentido.

De tanto sentirlo acabar diciéndome "Estoy bien". Poniendo la sinceridad de frente me percato de un hecho. No lo estoy. Soy de todo menos eso: persona.

Y en mi presencia quiero cantarme algo, como aquella persona que te dice "Cuídate". Pues, que te cuides Anna.


Anna Pérez

4 Blog Publicaciones



Comentarios