La cortesía no sólo abre las puertas de los palacios, también de algunos corazones.