1 y ·Traducciones

Ahora, en este momento te quiero,
pero abrázame fuerte
y de un suspiro quítame esos fantasmas
que en mi cabeza me invaden.
Esta noche no te vayas de mi lado
acompáñame viendo las estrellas,
y cuéntame porque bajaste del universo
a mejorar mi vida cotidiana.
No te vayas al amanecer,
no, mi ángel de la guarda
te necesito siempre
en mi soledad incompetente.
Seré tuya día y noche
pero no hagas que mi llanto
emborrone la luz al anochecer
para no entrar en el mundo del amor soñado.

ANA ISABEL GIL PICAZO