Al besar tus labios
Me sumerjo en la superficie oceánica,
Cayendo en la arrecife corporal.
Me dejó llevar por el mal temporal.
Sus manos son olas acariciando
Mi piel de arena.
Ojos azules claros como el cielo.
Dónde mi alma tomá vuelo
Y cómete el pecado de devorar la manzana.