Tengo rotos los suspiros,
se escabullen en mi piel,
cosquillean los silencios
y se arrullan en el sueño
gotas de blanco satén.