Bajo una nube negra
Filas de días gastados
Dan forma a un calendario
Tan extraño como un campo yermo
Desde las alas de un verso perdido
Que canta a la belleza de la luna
Un alma recorre el cielo eterno
Busca dejar atrás penas y miedos
Busca vender lo que lo sana.
Busca como un niño la premisa falsa
En su cabeza habita el mito de la felicidad
Esa que dura más que el sol y su sombra
Mientras, se pierde en un extraño laberinto…
Tiene el alma pletórica de letras y razones
Algún sino podrido ciega su horizonte
En algún resquicio aún oscuro
Busca una grieta que conduzca a la suerte
Aval de aquellos que el universo admira
Solo a veces cree en la realidad y sus dioses
Solo a veces se anima a jugar con sus dados
Mientras en su interior se indigna de los malos
Al timón de un barco a la deriva
Busca el nombre que los antiguos daban a las cosas
Aquel nombre primero que permite llegar a la esencia
Sin embargo apenas si a descubierto
Que el amor se llama como aquella estrella
Que en las noche ilumina su cielo
Y ahora pierde el sentido buscando la cifra
Que acorte un distancia extraña, un mar de ansiedades
Tal vez encuentre que la fórmula es solo poesía…