La luz mortecina que se elevaba sobre las paredes del corredor interminable, revelaban en su palido color las sombras de los Guardianes resguardando corredores interminables frente a lamparas trémulas débiles por la carne.