MIré el balcon de tu ventana.
Con suspiros sinfónicos
requiem del deseo.

El mundo se abré
como abismo,
entre
de nuestros
labios,
el beso.