Y si no le gusta el infierno...
¡No le ande coqueteando a los demonios!