Realmente el placer y felicidad están intrínsecamente relacionados, pero con notables y marcadas diferencias. Podemos aseverar que la felicidad es una cuestión de actitud, de la sana interacción social del homo sapiens, con su entorno. Pero, ¿Cómo podemos modelar nuestras acciones? ¿Cómo podemos aprender a desarrollar mecanismos y actividades que despierten nuestra positividad? Lograr BioNeuroTransformación, adaptarnos para vivir en un estado estado mental positivo tiene un impacto en nuestra motivación, productividad y bienestar, mejorando y aportando a construir esa mejor red social, que llamamos civilización. Un equilibrio BNT que logra llevarnos a desarrollar el algoritmo bioquímico de la felicidad.

image