A mis queridos lectores,

en mi cumpleaños, hoy no os escribo

una carta, hoy os dedico este poema,

vuestro siempre



Me llamo Fernando,

soy frágil y pequeño, pero soy 

un sueño de Dios. Hoy cumplo

59 años, al calor de los míos.

En ocasiones me llueve por dentro;

otras, el sol ilumina

mis ojos. Vivo en Ávila,

la casa de los místicos,

en la altura desde la que el Amado

asperja de ascuas el corazón.

He vivido, quiero seguir viviendo,

para abrir nuevas auroras

en el lienzo azul de los cielos.


Fernando Alda

image