Me gusta, me gusta escribir, muy pocos caracteres. El odio a mí mismo me inspira a desahogarme escríbiendo.