Detrás de aquella melancólica mirada,
moraban restos de un amor fallido.
Jirones secos de evocada piel
Y el gris latido de un corazón en duelo.