Plasmaba su amor en letras, para no olvidar lo que sentía; para que, si algún día perdía la memoria (o la razón) quedara evidencia de lo que ella había sentido por ese demonio con el que fantaseaba en sus sueños...
Tristemente, no podría despertar de su realidad.