El salón está en penumbra
y no paro de mirarte
te meneas con tanto arte
que tu figura deslumbra.
Mi rosa no se acostumbra
al roce de nuestras pieles,
quiero beber de tus mieles
al ritmo de la canción,
desbocas mi corazón
embrollada entre tus rieles.

-décima-