Descuido quién soy
porque no importo.
Soy la sangre derramada
en todas las batallas,
espíritu quebrantado
por el dolor y las sombras.
Soy luna sin brillo,
mecida entre silencios
que retumban bajo mi piel.
Y quiero gritar para sentirme viva,
ser el verbo que cae
como rayo sobre tu pecho,
imparable, indestructible.
Sentir como la libertad
despeina mis rizos,
rasga mis vestiduras
y me acorrala
siendo su prisionera.
Quiero ser rea,
rea por ser capaz.